¿Cuál es la conexión entre el estrés y tu tiroides?

Parece mentira notar que la palabra estrés ya nos es demasiado común en nuestra sociedad actual.

Lamentablemente el estrés crónico no solo puede causar estragos en tu salud y bienestar en general, sino que también puede afectar tu tiroides.

El estrés y el hipotiroidismo

Nuestro organismo está preparado para manejar el estrés, esto nos ayuda a estar alertas, el problema es cuando esto se sale de control.

Ante constantes impactos se tiende a disminuir el metabolismo y es ahí cuando se presenta un aumento de peso.

Cuando la función tiroidea disminuye durante el estrés, los niveles hormonales de triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) disminuyen.

Además, la conversión de la hormona T4 a T3 puede no ocurrir, lo que lleva a un mayor nivel de T3 inversa.

La resistencia a la insulina y los problemas de equilibrio de azúcar en la sangre a menudo se producen junto con el hipotiroidismo.

 

Cuando se mantiene un equilibrio entre el estrés y el cortisol, la tiroides tendrá una función adecuada.

Si este delicado equilibrio cambia, los síntomas de la tiroides pueden aumentar.

Las pruebas de laboratorio como el perfil tiroideo no siempre pueden representar la imagen correcta de cómo te sientes y los medicamentos no siempre pueden mantenerse al día con los cambios que causa el estrés.

El estrés crónico puede causar problemas en tu cuerpo durante años antes de que las pruebas de laboratorio muestren un problema.

Mientras tanto, puedes experimentar síntomas de hipotiroidismo como fatiga o aumento de peso.

Este estrés prolongado puede surgir como depresión o ansiedad cuando ambos son en realidad síntomas de hipotiroidismo.

Consejos para aliviar el estrés

Puede ayudar a tus niveles generales de estrés y salud de la tiroides haciendo algunos cambios simples en tu vida diaria, veamos:

  1. a) Comer bien

Una dieta sana y equilibrada se ve diferente para todos. Comienza por regular la cantidad de comidas que debes hacer diariamente. Se sugieren que sean 5, donde 3 son las principales y 2 serán las colaciones.

Por supuesto, el equilibrio viene cuando incluyes frutas, verduras y proteínas.

Comienza tu mañana con un buen desayuno, uno bajo en azúcar pero alto en proteínas y fibra.

Reducir el alcohol, la cafeína y el azúcar en tu dieta te ayudará con tus niveles generales de energía.

Además, piensa en cómo estás comiendo. Asegúrate de tomarte el tiempo para sentarte y disfrutar de una comida, lo que ayudará a tu cuerpo a digerir mejor los alimentos.

Si bien esto puede parecer difícil de hacer en tu ajetreado estilo de vida, tu cuerpo y tu tiroides te lo agradecerán.

REFERENCIAS: Medline Plus || Olab || YouTube

  1. b) Pensar en vitaminas

Es posible que desees considerar agregar vitaminas y minerales de apoyo a tu rutina diaria.

Una deficiencia de yodo es la causa más común de hipotiroidismo. Se puede recurrir a otras vitaminas y minerales esenciales tales como: selenio, zinc, hierro, cobre, así como vitaminas A, B, C y E.

Habla con tu médico antes de comenzar estos suplementos.

 

  1. c) Dormir bien

Dormir bien durante la noche puede ser difícil con el hipotiroidismo. El estrés hace que dormir bien también sea difícil.

Pero aspirar a un buen descanso nocturno puede tener un gran impacto en la salud de la tiroides.

Comienza por determinar la mejor hora par irte a dormir y respetala. Evita la tecnología en las horas previas a la cama.

Disminuir la velocidad antes de dormir permite que las glándulas suprarrenales reduzcan la respuesta al estrés y el descanso.

  1. d) Relajarse

Tomarse el tiempo para reflexionar o meditar puede ayudar al cuerpo a relajarse.

A su vez, la relajación conduce a una reducción del estrés y menos impacto en tu tiroides. Hay muchas formas de relajarse.

Para algunas personas hacer manualidades ayuda a calmarlos. Para otras personas, el ejercicio de respiración profunda, el yoga o simplemente estar afuera son suficientes puedes hacerte más análisis en OLAB .

Es posible que no puedas eliminar todo el estrés de tu vida, pero apoyar a tu cuerpo con alimentos saludables, agregar vitaminas y minerales, dormir adecuadamente y probar algunas técnicas de relajación puede ayudarte a equilibrar tu salud general y particularmente tu tiroides.

Facebook
Twitter